Entre los Globos de Oro y los Oscars

Este año me estoy tomando en serio el tema de los premios en TV y cine. Vi la gala de los Globos de Oro (una semana después, lo admito) y me gustaría hacer los propio con la de los Oscars, prevista para el 24 de febrero. Y ya no sólo por las alfombras rojas… Me sorprendió que los Globos de Oro, a pesar de durar 2 horas, no fuese una gala pesada; es divertido ver a los actores en su faceta de “personas” y ver las relaciones que hay entre ellos. Y muy motivante entender lo que dicen en sus discursos.

los-miserables-poster

Sigue leyendo

Anuncios

Año nuevo… ¡vida igual, por favor!

2013 suena… distinto. El número 13 es especial, como todos sabéis. Odiado por algunos y amado por otros. Yo he decidido que me va a gustar y que lo voy a abrazar, porque es el día en que nació una de las personas más importantes de mi vida y porque, sinceramente, espero que sea un gran año, como los anteriores que ya cargo a mis espaldas.

Feliz-2013

Sigue leyendo

Descubriendo Amsterdam

Aprovechando que el día 9 de noviembre era fiesta en Madrid, fuimos a conocer Amsterdam. Es un destino que tenía muchas ganas de conocer: es una ciudad muy distinta a lo que veo diariamente (cemento, coches y contaminación) y que mejor excusa para ir que visitar a uno de nuestros amigos, que está en la cuidad de Groninger de Erasmus. Sigue leyendo

El regalo más original y ¡dulce!

Hace ahora casi un año, descubrí el talento de una chica tímida que se ha convertido en una gran amiga. Una tarta en su cumpleaños bastó para dejarnos a todos boquiabiertos. Como bien sabéis, la repostería no es precisamente lo más fácil de la cocina; requiere mucha mano y dedicación y, sobre todo, una gran paciencia; si no sale a la primera, ¡hay que seguir intentándolo! Ella reúne todas esas cualidades, además de muchas otras, que le hacen brillar en esta actividad.

Cori’s Sweet Temptations es un proyecto repostero y de “decoración dulce” que tiene menos de un año de vida. Viendo cocinar a su abuela, Corina, la dueña de este dulce negocio, aprendió los trucos básicos y empezó a cogerle el gustillo a eso de la repostería. Pero fue en 2011 cuando decidió apostar por una de sus pasiones y convertirla en algo más que un hobbie.

Tartas, cupcakes y galletas son los retos que hasta ahora ha superado con creces. Ya son muchas las felicitaciones de cumpleaños que han pasado por sus manos, pedidas de mano, aniversarios e, incluso, bodas. Todo el mundo queda fascinado por su trabajo y dedicación y es que no es para menos.

Bizcocho con chocolate blanco o dulce de leche son las tartas más demandadas, pero ella acepta sugerencias de todo tipo. Y para la decoración, deja volar su imaginación, consiguiendo adornos tan divertidos como estos.

Si os han llamado la atención o queréis consultar las recetas de sus productos estrella, desde los tejados, os recomiendo que consultéis su web, que además está de estreno. Y si queréis hacer algún encargo para una fecha especial, poneos en contacto con ella, vía Facebook, Twitter o correo electrónico (tartascupcakes@gmail.com)). ¡También hay talleres para aprender a hacer tartas y cupcakes! Animaos que no hay mejor profe 😉

Los idiomas, ¿castigo o placer?

Debido al momento que estamos atravesando, sobre todo los más jóvenes, nos planteamos salir de nuestro país con el fin de poner en práctica aquello que hemos elegido como profesión y que en nuestro país no podemos desarrollar. Con en inicio de curso, vemos como florecen ofertas de cursos de idiomas por todos lados; al más típico, el inglés, este año le acompaña, sobre todo, el alemán y otros idiomas que ofrecen la posibilidad de diferenciarse realmente del resto de candidatos, como puede ser el chino.

Pero el problema es que tampoco tenemos dinero como para poder pagar estos cursos o poder viajar a los países nativos a aprenderlos. Empezar un idioma desde cero si que requiere de un profesor que te guíe y enseñe lo básico del idioma, para que luego tú mismo lo vayas mejorando. Por eso debemos apostar por mejorar lo que ya tenemos, si no podemos afrontar el pago de una academia o profesor particular.

Personalmente, he tenido la suerte de poder aprender idiomas y tener facilidad para ello, pero hay mucha gente que ve los idiomas como un castigo; como una asignatura que hay que aprobar si o si, y sin entender que estamos haciendo y que estamos diciendo, vamos pasando exámenes y conseguimos superarla, pero sin que nos sirva para nada. Para todos aquellos que no han podido disfrutar aprendiendo un idioma, os propongo diferentes rutinas, para que le saquéis partido a esa base que tenéis, pero no sabéis como mejorar, sin gastar dinero:

  1. Música – Lograr entender que dicen nuestros cantantes y grupos favoritos nos va a ayudar, sobre todo, con el vocabulario del idioma en cuestión. La gramática, en este caso, no es una referencia, ya que, como en la poesía, los cantantes también tienen sus “licencias” a la hora de escribir las letras de las canciones. Probad a leer las letras, a la vez que oís la música y tratad de entender lo que dicen. ¡No hace falta que cantéis! pero con un diccionario en la mano, será pan comido, si por el contexto no podemos sacar el significado. Hay muchas webs de letras de canciones; una de las más completas que conozco es Metro Lyrics.
  2. Radio – Aunque sólo nos acompañe en casa, mientras cocinamos o pasamos el polvo, o en el coche, nuestro oído se va haciendo a los diferentes sonidos del idioma. Es importante no frustrarse si al principio no se entiende nada; nadie nace sabiendo, y es muy importante recordarlo. Vaughan Radio es un buen ejemplo.
  3. Series mejor que películas – Las series tienen continuidad: capítulos y capítulos en los que salen los mismos personajes. De esta manera, nuestro oído se va haciendo a la voz del personaje y a su acento, y tras unos cuantos capítulos, entenderemos mucho mejor a los distintos personajes. Sin embargo, las películas transcurren en dos horas, normalmente, por lo que a nuestro oído no le da tiempo a adaptarse. Los subtitulos, si pueden ser en el idioma original, mejor que mejor, pero hay que tener en cuenta la temática de la serie o la pelicula: si es sobre la vida cotidiana, como las sitcoms, lo suyo es ponerlos en el idioma original, pero si son sobre médicos o abogados, es preferible ponerlos en castellano, pero no enfadarnos porque no entendamos nada (ya que ni siquiera en nuestro idioma a veces las entendemos). En el TDT, muchos canales te ofrecen la posibilidad de poner series y películas en VOSE (versión original subtitulada en español).
  4. Web de aprendizaje gratuitas – Páginas como busuu.com nos ofrece la posibilidad de aprender ayudando a otros: gente de diferentes nacioanlidades aprende otro idioma, ayudando a aquellos que están aprendiendo el suyo. Te corrigen textos, hablas con ellos por mensajería intantánea,… La gente se implica bastante, porque espera lo mismo de los demás. Es, como dirían los americanos, un win-win.
  5. Lectura en inglés – Cuando estamos estancados con un idioma y vemos que no avanzamos, la lectura nos abre una nueva puerta. No es recomendable leer con un diccionario al lado, sino estrujarse un poquito los sesos para sacar las palabras por su contexto. Siempre habrá palabras que acabemos buscando, porque se repiten mucho o porque no haya manera de descifrarlas, ¡es normal! Es importante empezar con libros que no sean muy largos y no tengan una temática complicada. Hay libros pensados para el estudio, como los de la editorial Penguin, que están clasificados por niveles. Debemos empezar con cosas asequibles, para no desanimarnos y dejarlas a medias.
  6. Pubs “in english” – Salir a tomar algo no es una tortura ¿no? Pues hay pubs en los que puedes conversar en otros idiomas, mientras disfrutas tomando una cerveza. De nuevo, un win-win. Aquí os dejo un listado de lugares en la capital http://madridfree.org/2012/04/16/bares-donde-practicar-ingles/

Fuente de la imagen: http://baanajarn.com

Espero que estos truquitos os permitan empezar a tomaros los idiomas como algo más que una asignatura: una herramienta que os va a abrir muchas puertas, pero que no supone una tortura a la hora de aprenderla, sino un entretenimiento o, incluso, un pequeño placer, si le cogéis el gustillo. Desde los tejados, os invito a invertir un poquito de tiempo en vosotros mismos. Tened paciencia, porque no existen milagros para avanzar más rápido. Aprender por uno mismo es muy satisfactorio 😉

Si tenéis más trucos de este tipo, ¡no dudéis en compartirlos!

Nueva compra online: Pull&Bear

La semana pasada fui a una tienda Pull & Bear en Madrid a echar un vistazo. Por la mañana había mirado en su web (http://www.pullandbear.com/) para ver si había algo interesante. Encontré varias cosas muy chulas y ya me veía yo con ello puesto. Esto los chicos a  lo mejor no lo comprendéis, pero a las mujeres nos pasa esto: prenda que vemos y nos encanta, prenda que vemos ya combinada con la mitad de nuestro armario (si hay suerte) y nos la vemos puesta en algún evento que tengamos en los próximos días (¿o sólo me pasa a mi?). En fin, que fui a Pull & Bear y sólo encontré parte de lo que me había gustado. Así que al día siguiente, cogí el ratón y me metí en la tienda online.

La tienda está bastante bien organizada y el uso es muy sencillo. Además, si pides que te lleven tu compra a una de sus tiendas, te ahorras los gastos de envío, cosa que se agradece, siempre y cuando tengas una de sus tiendas cerca o en un lugar al que suelas ir con frecuencia, como vuestro centro comercial habitual. Han tardado un poco más en el envío que en Forever 21 o Bimba & Lola, de las que ya hablamos en un post anterior, pero el envío a vuelto a superar mis expectativas; tanto, que le he hecho un reportaje fotográfico (las he retocado un poco, porque no estaban muy allá). Te lo entregan precintado en una bolsa de Pull & Bear tienda online, donde van todas las etiquetas del envío; dentro hay una caja de la marca; cuando la abrimos  descubrimos una bolsa de plástico, pero mucho más chula que la que vemos normalmente en sus tiendas; y dentro de la bolsa, tenemos nuestro pedido, cada prenda en su bolsa de plástico y con su etiqueta. En el fondo de la caja, ponen el albarán y la hoja de devolución, en caso de que fuera necesario.

Ya he estrenado mis compras, en caso de que os lo preguntéis y, de nuevo, he quedado muy satisfecha con la compra. Así que, desde los tejados, os recomiendo esta web para comprar online.